miércoles, marzo 15, 2006

Karma Police

Reconozco que durante un tiempo le había perdido el gusto a las series cómicas americanas (hablo del formato clásico de sitcom de entre 20 y 35 minutos).
A nuestra piel de toro llegaban productos muy estandarizados que no llegaron a engancharme nunca demasiado. Aunque algunos venían cargados de Emmys, Globos de Oro y demás estatuillas (que cada día parece que se venden más baratas) estaban todas cortadas por el mismo patrón.
No tengo nada en contra de los patrones, suelen tener una razón de ser al apostar a fórmulas televisivas que han funcionado muy bien antes. Cheers es un patrón de comedia de situación, así como Canción triste de Hill Street se convirtió en un patrón de lo que supuestamente debe ser una serie policíaca. No quiero decir que sean totalmente originales y que surgieran de la nada, simplemente que crearon estilo. Estilo que puede perder su gracia por la repetición.
El caso que aunque es un hecho que mi memoria histórica funciona igual de mal que la de cualquiera de nuestros políticos y tengo mitificadas las mismas series que cualquier protofreakie pudiera tener en un altar: Parker Lewis nunca pierde, Búscate la vida , Matrimonio con Hijos; también es cierto que aquí han llegado verdaderos bodrios como Cosas de Casa , Salvados por la campana y alguna docena más cuyo título soy incapaz de recordar por no fustigar mi ya castigada mente. De la recolección de basura que se ocupen los del Mondo Bruto que se les da mejor.
Eso sumado al despegue de series dramáticas de calidad en estos últimos años me había hecho no estar muy al tanto de las comedias que levantasen un poco el nivel. Porque para ver la última temporada de Friends, donde ya nos faltaba por ver la primera comunión de todos los hijos de los protagonistas tampoco había prisa.

A partir de ahora voy a procurar estar más atento porque definitivamente parece que algo se está moviendo en las sitcoms americanas.
Para mí unos de los más claros avisos de que a las comedias no hay que tomárselas en broma (toma chiste malo) ha sido My Name is Earl.

¡Si! Es Jason Lee con bigote y el pelo churretoso!!
Repitan conmigo : ¡Jason Lee! ¡Jason Lee! ¡Jason Lee!
Está muy salao haciendo de Earl Hickey, un golfo crónico que lleva toda su existencia sin pegar palo al agua y cometiendo pequeños delitos aquí y allá pero cuya vida pega un vuelco al ganar 100.000 dólares al rasca-rasca y casi inmediatamente después perder el boleto ganador tras sufrir un aparatoso accidente.
En ese momento Earl recibe una iluminación: el universo le está castigando por haber sido mala persona durante toda su vida y solo hay una salida posible. Así que ni corto ni perezoso (bueno... perezoso si que es un rato) elabora una lista de las ¿250? ¿300? maldades cometidas desde que tiene memoria y se dispone a enmendar el daño que haya podido infringir. Esperando así equilibrar todo el mal karma que haya podido acumular Earl dedica su nueva existencia a compensar a todas las personas a las que sus acciones han perjudicado (que parecen ser unas cuantas centenas así que si la cosa funciona hay cuerda para rato).
My name is Earl nos habla de la clase baja estadounidense con mucho cinismo pero también mucha ternura. Todos los habituales de Earl son por lo general gente de baja estofa con la moral relajada y no acaban de entender la motivación de Earl pero aún así le ayudan en su propósito kármico. Sobre todo su hermano Randy ,un muchacho grandulón que sino borderliner si podríamos llamarle "persona de pensamiento contemplativo" interpretado por Ethan Suplee, que pasará a la historia como el único que no pudo ver el barquito de vela en el centro comercial de Mallrats (y por el gag de : "...¿Brenda?..." , por supuesto).
No sé si lo he dicho todavía pero la serie es divertidísima, quizá la más hilarante que he visto en años pero si te pilla tonto hasta te emocionas con ella. Porque aunque su humor es bastante destroyer sabe mirar a sus personajes con cariño y sin caer en sermonizantes moralinas.
Actualmente la serie emitida por NBC es la sitcom más popular en Estados Unidos, aunque podría decirse que acaba de echar a andar : solo lleva 20 episodios. Por ello Milikito la ha comprado para La Sexta. No puedo más que alegrarme porque cabe la posibilidad aunque remota de que alguien vierta alguna droga alucinógena en el suministro de agua, los españoles de repente nos volvamos exigentes con nuestra televisión y nos encante My Name is Earl. Cosas más raras se han visto.
Enlaces

7 Comentarios:

Anonymous MM dijo...

Eso, eso; tú sigue recomendando series ke akí el menda te sigue a pies puntillas y se las traga toditas.....Lo malo es ke empieza a faltarme tiempo para vivir.

8:43 p. m.  

Blogger backbeat dijo...

Preguntabas de donde sacaba tanta serie. Ahora lo sé, el secreto es no tener blog y dedicar todo el tiempo a las tontás en vez de escribir sobre ellas.

8:28 p. m.  

Anonymous MM dijo...

Jejejeje; como eres...Lo de "tontás" debería estar admitido por la Real Academia de la Lengua...

11:39 a. m.  

Anonymous jesus g. (de gambitero) dijo...

Tengo los diez primeros episodios, a ver si empiezo.
Seguro que dentro de unos meses estás (estamos) despotricando de ella porque se repite demasiado, no avanza la trama, no es tan buena como yo pensaba... en fin.

Ya verás, ya. :-)

1:38 a. m.  

Blogger backbeat dijo...

Pero hombre, si esa es precisamente la razón para ver algo chulo: poder criticarlo cuando se vuelve popular.
Ya hablaremos de Lost y Galáctica, ya.

Si que debo ser simple. Todo el mundo me capta pronto.

1:54 a. m.  

Anonymous Oli dijo...

¡Guau!

No sé si la serie promete de por sí, o es por cómo cuentas las cosas... Algún día me pondré una tele en condiciones en casa y veré esas cosas tan chulas que cuenta la gente que ve.


OLI I7O

8:06 p. m.  

Anonymous adore dijo...

solo la he visto dos veces, y era el mismo capítulo.
no está mal, pero soy negada en cuestiones de costumbres horarias. no podria sentarme en el sofa cada semana a la misma hora para seguir una serie.
vi aquel que un amigo suyo calvito y fuerte no encontraba la luz en su vida, y esta resultaba ser ayudar a earl en sus labores y hazañas.
parece graciosa.

9:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Volver